Consejos para hablar en público

Tanto si tenemos que hablar ante una gran audiencia, como si tenemos que explicar una presentación a algunos compañeros de trabajo o clientes, todos sentimos algo de vértigo al hablar en público. Sentir un poco de miedo está bien, porque hace que estemos alertas y seamos cuidadosos, aunque la mayor parte de ese sentimiento viene dado por la misma causa: tenemos miedo al ridículo, y la mejor forma de superarlo es la práctica.

No todos llegaremos a ser grandes oradores, pero con práctica todos podemos explicar lo que queramos de forma amena y eficaz, sin quedar paralizados por la tensión.

Para lograr nuestro objetivo, podemos usar algunas pautas básicas:

- Conoce tu mensaje: no hay nada que dé más tranquilidad que saber de lo que se habla.

- Vigila las reacciones del público, hay que saber cuándo parar o cuándo cambiar de estilo, si el público se está aburriendo hemos de cambiar el ritmo o hacer algo diferente para recuperar su atención.

- No mires la pantalla sobre la que se reproduce tu presentación, tienes que dirigirte al público.

- Puedes llevar un pequeño guión en la mano para revisarlo si te pierdes y no dejarte nada en el tintero. Un truco: no uses papel normal, hazlo en cartulina, así si estás un poco nervioso y te tiemblan las manos no temblará también el papel.

- Cuida tu voz, es la herramienta que transmite el mensaje. Hay que cuidar la entonación, el tono (claro y relajado), el volumen (ni muy bajo, ni gritando), el ritmo y vocalizar claramente. Evita pausas, tartamudeos, repeticiones, vacilaciones y muletillas como ehhhhh, ¿vale?, ¿me entienden?…

Una forma de perfeccionar nuestro discurso o intervención pública, es practicar. Delante del espejo, grabándonos con el móvil y viéndolo, o con amigos que pueden hacer de críticos, etc.

¿Te sientes cómodo hablando en público?, ¿qué trucos usas para evitar el miedo escénico?

Image: renjith krishnan / FreeDigitalPhotos.net

Los 6 errores más comunes en una presentación

Cuando hacemos una presentación hay una serie de errores comunes que pueden dar al traste con nuestros objetivos y hacer que durmamos a la audiencia o que perdamos al cliente al que pensábamos impresionar. Algunos de estos errores típicos son:

1- No conocer el tema del que se habla: aunque hayamos memorizado absolutamente la presentación, ¿qué vamos a hacer si nos hacen una pregunta? Si no conocemos verdaderamente el tema del que hablamos nunca podremos estar relajados y transmitir.

2- Leer toda la presentación: las slides que usamos NO son la presentación, tienen que servir de apoyo a lo que contamos, pero nunca ser lo único. Es muy útil, por ejemplo, hacer presentaciones en formato Pecha Kucha, ya que son muy visuales y comunicarán mucho a nuestra audiencia.

3- Usar demasiada información: llenar cada diapositiva de texto es absolutamente contraproducente, aburriremos a la audiencia y perderán el hilo. Hay que simplificar todo lo que podamos para transmitir conceptos clave.

4- Usar diseños poco apropiados: hay que tener en cuenta quién es nuestra audiencia y adaptar el diseño, No podemos presentar a grandes inversores con colores estridentes y tipografías infantiles, ni a niños con presentaciones aburridas y estáticas. El tamaño de la fuente que se elija es también importante, tiene que tener el suficiente para que pueda leerse claramente desde cualquier punto de la sala.

5- Hacer presentaciones demasiado largas: el tiempo de atención del auditorio es limitado. Crea presentaciones concretas en las que se expongan los puntos clave de forma concisa. No rellenes ni decores con imágenes o gráficos que no sean necesarios. Menos es más.

6- Tener fallos técnicos: es importante probar todo antes, asegurarse de que todo va a salir bien, de que no nos falta batería en el equipo, que el micro funciona…, la impresión que se causa con un fallo técnico (aunque no sea culpa nuestra) es mala, y hay que poner todos los medios para evitarlo.

¿Te ha ocurrido algunos de estos errores?, ¿qué otros fallos crees que suelen darse en las presentaciones?

Cómo lograr hacer una presentación en público exitosa (II)

Seguimos esta semana hablando sobre cómo hacer presentaciones en público; si no leíste el primer post te recomendamos hacerlo: Cómo lograr hacer una presentación en público exitosa (I)

¿Qué otros consejos podemos aplicar a nuestra presentación?

- Maneja de forma adecuada el ritmo, volumen y tono de tu voz. Haz pausas y enfatiza cuando sea necesario. Maneja el silencio, cambia el ritmo de tu discurso y vuelve atrás para recapitular cuando sea preciso.

- Observa las reacciones de tu auditorio, intenta no ser aburrido ni monótono. Cuando hables, procura que cada asistente sienta que te estás dirigiendo directamente a él, se trata de comunicar, no de demostrar cuánto sabes.

- Exprésate de forma clara, ordenada, concisa y breve. No hables muy deprisa, vocaliza bien, no seas retórico y rebuscado en tus exposiciones. Utiliza frases cortas y un lenguaje directo y sencillo.

- Utiliza medios audiovisuales para hacer mas atractiva tu presentación y centrar la atención sobre los puntos más relevantes. Elige un tipo, tamaño y color de letra que permita su visualización desde cualquier punto de la sala. No abuses de los colores, las mayúsculas ni de los excesivos datos numéricos.

- Controla el tiempo para no tener que dejar ninguna idea si vas despacio, pero tambien para no quedarte sin nada más que decir si vas demasiado rápido. Usa el ordenador para ver el tiempo que queda, no queda bien que estés mirando constantemente el reloj de pulsera.

- Para finalizar haz un resumen de tu exposición. Es la ocasión de destacar los aspectos más relevantes de tu exposición y reafirma tu mensaje para las ideas fundamentales.

- Cierra tu intervención agradeciendo la atención recibida.

¿Cómo sueles hacer tus presentaciones?, ¿tienes algún consejo que te funcione especialmente?

Image: dan / FreeDigitalPhotos.net